Super Bowl

Anoche, en el famoso juego del Super Bowl, pasada las 22:30, la gente empezó a correr hacia el medio del campo del hermoso y espectacular estadio Hard Rock de Miami.

MIentras que empataban los Chiefs de Kansas City contra 49ers de San Francisco en iguales 10, había 200 países en 40 idiomas diferentes aguardando la presentación de los ya spoileados artistas previo al partido.

Shakira, Jennifer López, Bad Bunny y J Balvin, fueron los encargados de entretener el empate que venía aburrido. De hecho, tan aburrido, que un señor se durmió en un asiento de unos 7 mil dólares.

Este señor nos dio la iniciativa de buscar los peores y más aburridos shows del Super Bowl.

Los peores shows del Super Bowl

SB XLIV 2010 – The Who

Un muy mal funcionamiento de una de las mejores bandas de la historia del rock, pero que en este caso aburrido y mucho.

SB XXIII 1989 – ELVIS PRESTO

Ni el imitador de Michael Jackson de la peatonal Córdoba se animó a tanto.

SB XXVI 1992 – PROPAGANDA ¿?

Hasta el día de hoy, nos seguimos preguntando qué fue lo que quisieron hacer en esos 15 minutos. Fue una propaganda de Minnesota básicamente.

SB XXXIX 1995 – INDIANA JONES

Disney quiso promocionar una montaña rusa de su parque y ni siquiera consiguió la participación de Harrison Ford, otra vez apostaron a un doble muy poco parecido a la estrella del cine y metieron una canción del Rey León. Alguien que nos explique qué paso.

Pero, a decir verdad, hubo muchos buenos shows que superan en número a las malas pasadas de algunas finales. Repasemos los grandes momentos de la historia en los medios tiempos.

Los mejores 5 shows del Super Bowl

En los comienzos, a partir de la primera edición -celebrada en Los Ángeles, California, en 1967– se caracterizaban por la presentación de bandas militares y conjuntos musicales formados en universidades y colegios secundarios, pero a medida que fue pasando el tiempo, la historia fue cambiando. Estos son los mejores shows a nuestro entender.

1. Diana Ross – SB XXX 1996

Últimamente la actuación de Prince suele ser muy justamente reivindicada como la mejor de la historia, por razones evidentes, pero la de Diana Ross permanece muy injustamente infravalorada. El repertorio es de los mejor surtidos de hits que se han visto jamás. Arrasan desde que comienzan ’Stop in the Name of Love’, ‘Baby Love’ o ‘Chain Reaction’. ¿Y qué decir de ‘Ain’t No Mountain High Enough’, ‘I Will Survive’ o ‘Take Me Higher’? Dos años después hubo un homenaje a la Motown con Boyz II Men y The Temptations, pero no fue lo mismo.

El de Diana fue un gran espectáculo girl group, soul y disco, cuyo arranque inspiró a Katy Perry unos años después y cuya despedida hacia los cielos no puede ser más gloriosa. ¿El mejor final de actuación de la historia?

2. Prince – SB XLI (2007)

Algunos ponen en duda si este show no fue el mejor de la historia, quizás sea válido. Ese 4 de febrero de 2007 quiso llover en Indianápolis, durante el partido de la Super Bowl y durante el intermedio, que Prince tenía que cerrar con ‘Purple Rain’. El artista ofreció una actuación magistral desde el punto de vista musical y desde el escénico, con una fotografía espectacular en varios momentos del tema final, cortina mediante. El arranque con ‘We Will Rock You’ es lo de menos. Los planos de Prince tocando la guitarra en ‘Best of You’ mientras las cámaras se cubren de lluvia, o su cara después de la primera frase de ‘All Along the Watchtower’ tienen un hueco evidente en la historia del pop.

3. Bruce Springsteen & The E Street Band – SB XLIII (2009)

Llamar a Bruce Springsteen para actuar en un intermedio de la Super Bowl es lo que se conoce como una apuesta segura. Desde el primer segundo en que el Boss se dirige a la cámara para adentrarse en nuestras casas, sabes quién es el ítem. A partir de entonces ‘Tenth Avenue Freeze-Out’ vuelve a sonar como un pelotazo, ‘Born to Run’ no puede ser más épica, ‘Working on a Dream’ no puede poner más pelos de punta durante sus 3 minutos de duración con y sin coro góspel y el cierre con ‘Glory Days’ está a la altura.

4. Katy Perry – SB XLIX (2015)

Katy Perry encontró en sus 12 minutos un maravilloso equilibrio entre su lado infantil y su lado adulto, recordando por qué ‘Teenage Dream’ y ‘Prism’ han sido discos tan millonarios: son aptos para todos los públicos. La salida con ‘Roar’ es todo un show (¿de verdad es playback? ¿seguros? Pues qué bien hecho…), ‘Dark Horse’ no puede ser más moderneta desde el punto de vista escénico, el añadido de Lenny Kravitz en ‘I Kissed a Girl’ fue un acierto, el de Missy Elliott para qué decir y luego está lo del meme del tiburón en ‘Teenage Dream’. Parecía “creepy”, probablemente lo fue, pero debería haber salido en todos los anuarios. Al final Katy Perry voló con ‘Fireworks’, más y mejor que los Black Eyed Peas en 2011, y aun así recibió críticas encontradas.

5. Lady Gaga – SB LI (2017)

Lady Gaga está entre los pocos artistas que ha logrado hacer de la Super Bowl realmente uno de los grandes hitos de su carrera. ‘Joanne’ era un disco que no estaba funcionando nada bien, y que no había sido especialmente bien acogido, hasta que se presentó allí para interpretar a piano ‘Million Reasons’.

Pero lo que es más, Gaga supo prescindir de toda colaboración para reivindicar en su lugar su extensa colección de macro hits, no demasiado apiñados en formato popurrí, dejando a casi todos respirar, y reconciliándonos con la Gaga que nos enamoró: la de ‘Just Dance’, ‘Poker Face’, ‘Telephone’ y ‘Bad Romance’ como final obvio y necesario.

Como complemento, el divertidísimo salto al vacío del principio, grabado unos días antes; y el guiño político que suponía referenciar a Woody Guthrie en esa pequeña intro.

Se podrían hacer 5 puestos mas seguramente, quedan afuera grandes shows como el de Madonna, Sir Paul, Beyonce, James Brown y algunos más.

Por Giuliano Lovagnini.